En Auschwitz comían de la basura  
http://www.agatur.org/http://www.flytap.com/Espana/es/Iniciohttps://www.airbaltic.com/en-ES/indexhttp://www.xantar.org/http://firaoli.cat/

Expandir | Contraer


Enlaces de interés:

Gourmet Vinos
La Cuina de Catalunya
BB Voyage ? Travel Architects
Viajamos 2
Hotel Sacristia

 «Inicio

En Auschwitz comían de la basura

By Enric Ribera Gabandé

Qué triste página de la historia se ha escrito con el Holocausto padecido por muchos miles -posiblemente más de 1 millón y medio- de personas judías, Testigos de Jehová (Bibelforscher), gitanas, menonitas, y homosexuales, solamente en Auschwitz I y Auschwitz Birkenau, durante la Segunda Guerra Mundial. Qué atrocidades cometieron los nazis. Qué barbaridades se ejecutaron contra los humanos.

Heinrich Himmler, siguiendo la poética antisemita de Adolf Hitler, fue el encargado de la esta planificación y organización administrativa, en 1941, de cual cosa he tenido la oportunidad de comprobar en mis visitas que he realizado a los dos campos polacos de concentración y exterminio de Auschwitz. La verdad es que impresiona mucho ver lo poco que dejaron en pie las SS en su fulgurante retirada del lugar, frente al acoso que les venía encima por parte de las tropas rusas.

He escrito bastante sobre este tema, aunque no me quiero apartar de él, al menos en esta crónica que escribo hoy. La quiero dedicar al tema específico de la precaria alimentación que recibían los presos que día sí día también tenían que llevar a cabo trabajos forzados en el campo. Una cronología aproximada a la realidad señala que durante las comidas de la mañana y la noche, después de pasar lista, los prisioneros recibían una bebida de sustituto de café y un pequeño trozo de pan. Éste, normalmente, estaba rancio y mohoso. Tomaban una sopa aguada de nabo o repollo durante el mediodía. Por la noche, una pequeña cantidad de queso, jamón, salchicha y margarina. Todas las cantidades eran muy escasas, minúsculas, totalmente insuficientes para afrontar los inhumanos trabajos forzados que debían realizar durante una jornada en el campo de concentración.

Muchas veces, la supervivencia de los prisioneros dependía de su habilidad para conseguir más comida, lo que realizaban sobornando a algún trabajador de la cocina o a un guardia. Al cabo de unas semanas de concentración, muchos prisioneros comenzaban a rebuscar comida en los recipientes de basura que se localizaban afuera de las cocinas.

Los residentes en Auschwitz, durante la ausencia de comida, solían hablar sobre ella. Compartían recuerdos y recetas de cuando preparaban ellos los platos. Después de la liberación de los campos de concentración, los soldados aliados les daban, normalmente, alimento a los prisioneros, pero con tan mala fortuna que esta causaba la muerte de muchas personas, ya que sus sistemas, acostumbrados a las porciones pequeñas, no podían digerirla. El personal médico de las tropas aliadas tuvo que diseñar, para los ex prisioneros, comidas específicas, muy nutritivas pero fáciles de digerir.

www.rutasviajeras.com
www.gourmetvinos.com




https://experience.catalunya.com/
http://turismo.badajoz.es
http://www.kiele.es
http://www.lacuinadecatalunya.com
Inicio Contacto Privacidad